Las células madre del aloe vera ayudan a atenuar las arrugas,
a la vez que devuelve el vigor y tersura al rostro.